jueves, 16 de agosto de 2018

[RESEÑA] Banana Fish 07 - "The Rich Boy"


Ya que me gusta hacer infodump, decidí empezar una sección de reseñas de diferentes cosas, y obviamente qué mejor manera de comenzar que comentando el nuevo episodio de Banana Fish, "The Rich Boy".

Este capítulo era muy esperado por los que leímos el manga, ya que se introduce un nuevo personaje: Yau-Si (o como con cariño lo llamamos "La víbora"), que cobra gran importancia a partir de ahora. Ya le dedicaré su sección especial más adelante, así que por ahora centrémonos en otras partes interesantes del episodio, que a juicio personal fue uno de los más ágiles y entretenidos por el momento.

Una familia algo...peculiar.



Uno de los aspectos que más amo de Banana Fish es que intercala de forma muy efectiva los momentos tristes con los más ligeros y así, después de haber sufrido mucho en el episodio 6, "The Rich Boy" comienza con el grupo llegando a California, donde Max por fin puede visitar a su hijo. Sin embargo, su ex esposa no está muy contenta con su presencia (aunque se puede notar que algo de cariño le tiene por ahora).


El personaje de Jessica es uno de mis favoritos. Tiene una presencia intimidante que es reflejada desde el primer momento, una mujer exitosa e independiente que se muestra algo agresiva pero a la vez consigue que el público le coja cariño y admiración. Su relación con Max no parece ser del todo buena aunque al menos ambos se toleran...ya veremos cómo se desarrollará su relación más adelante y todo lo que Jessica tiene para mostrarnos.

Aunque Ash diga lo contrario, ambos me parecen excelentes padres a su manera, a pesar de la tensión que hay entre ellos.

Sin embargo, y como esto es Banana Fish, después de un momento agradable siempre llega la intriga o la desgracia, así que Ash y sus amigos siguen su camino a 42 Westwood, Los Angeles, la dirección
que Ash recibió al principio de la serie. Y es ahí donde se encuentran a un misterioso joven...


Yau-Si, Shorter y un malvado plan...

El bello durmiente.

En medio de un tiroteo, los hombres descubren a un chico de pelo largo aparentemente inconsciente. Más tarde, sabemos que es el hijo adoptivo de Alexis Dawson, alguien que tiene mucho que ver con los orígenes de Banana Fish...

Algo curioso fue que, una vez que Yau-Si despertó, Shorter menciona que se parece a Eiji...y aunque tenía sentido en el manga, en esta adaptación pues...eh...dejaré que las imágenes hablen por sí solas:

Igualitos...

Durante el episodio, vemos como Ash tiene ciertas sospechas hacia él. Y vaya que sí tiene un sexto sentido para eso, porque detrás del callado Yau-Si se esconde el séptimo hijo de la familia Lee, Yut-Lung (o Yue-Lung o como sea que le hayan puesto lmao)



La familia de Shorter le tiene gran respeto a la familia Lee, por lo que para Yut-Lung le es fácil extorsionarlo y conseguir que actúe de la forma que quiere. Y es ahí cuando vemos a Shorter atrapado en una situación muy complicada porque por un lado, no desea apuñalar por la espalda a Ash, pero por otro no puede hacer nada más que obedecer las órdenes de este aliado de Dino Golzine.



Shorter muestra una faceta muchísimo más seria que antes, y con razón...

Una de las órdenes de Yut-Lung, para desgracia de Shorter, es secuestrar a Eiji. ¿Por qué a Eiji, precisamente? Y aquí es donde vamos a hablar de lo que probablemente están esperando...

Dos mundos completamente diferentes


La relación entre Ash y Eiji parece pasar por un punto de quiebre, lo cual se siente bastante...extraño puesto que su "relación" apenas se está desarrollando. Tal vez el ritmo más acelerado del anime me hace encontrar todo esto menos...creíble que en el manga, donde podía tomarme mi tiempo entre viñeta y viñeta. Sonará muy shipper, pero mi única explicación para este apego que tienen ambos es una fuerte atracción. Vemos a Eiji prácticamente destrozado al escuchar las duras palabras de Ash, y a un Ash que recurre al alcohol para aliviar un poco su propio dolor. 

Todo esto da a entender que,se han vuelto muy cercanos a lo largo de la serie. Y Ash explica bien el por qué: Eiji es la única persona que lo ha rescatado sin querer nada a cambio. Pero aún así, sigo pensando que se podría encontrar un mejor ritmo para desarrollar esta bella relación, aunque siendo un manga de 19 volúmenes y un anime de 24 episodios, supongo que no se puede pedir mucho más.





Yut-Lung se da cuenta de lo importante que es Eiji para Ash, sabe que es su punto débil, por lo que decide atacarlo donde más le duele, y qué mejor manera que usar a Shorter para eso. 

Sin dar spoilers, los próximos episodios prometen ser devastadores para todos nosotros. Y este episodio, "The Rich Boy" da inicio a un Banana Fish aún más atrapante y doloroso de una manera que, a pesar de ser muy rápida, es efectiva e intrigante. Sobre la animación no diré mucho, ya que es de esperar de series de 24 capítulos que la calidad sea más o menos modesta a lo largo de esta, y no estamos hablando de Mob Psycho 100 o Flip Flappers, mucho menos de Made in Abyss en todo caso. Pero en mi opinión, Banana Fish no es una historia que necesite demasiado sakuga para ser contada o para sumergirte en ella. Ya de por sí en cada capítulo tenemos unos momentos de animación algo sobresaliente (en este en particular, me encantaron los delicados movimientos de manos de Yut-Lung), así que no me siento en posición de criticar ese aspecto considerando el presupuesto y duración del producto completo.

Eso ha sido todo por hoy. Espero que les haya gustado el comienzo de esta sección y si tienen algún comentario no duden en agregarlo al post de Banana Fish Chile o acá abajo. ¡Estaré atenta a ellos!




miércoles, 18 de octubre de 2017

Mi primera feria de ilustración: Cohete Lunar!

Todos los dibujos en esta entrada son spoilers del nuevo comic prelanzamiento de Pequeños Pasos.


     Hola! Mi amigo Lucho Volke  recientemente posteó en su blog una reseña de OK K.O, y eso de alguna forma me animó a crearme un blog también! Y qué mejor manera de abrirlo que contando mi experiencia como expositora en la Cohete Lunar de Octubre, mi primer evento en 2 años, y mi primera feria de ilustración. 

      Postulé a esta feria pensando que no iba a quedar, prácticamente asumiéndolo. Me había olvidado por completo de ella hasta que me llegó el correo anunciándome que había quedado seleccionada. Fue una gran sorpresa! Y, para ser honesta, también fue bastante agotador. Había planeado casi todo mi mes de agosto y septiembre de antemano sin tomar en cuenta todas las cosas que tenía que preparar para la Cohete, y cuando me enteré tuve que rápidamente ajustarme y empezar a dibujar cosas para esta. Algunas cosas (como los stickers troquelados de Boku no Hero y Yuri on Ice) ya los había hecho con anticipación pero, por supuesto, no podía solamente llevar eso. Fueron dos meses bastante caóticos de preparación, donde tuve que hacer malabares para producir cosas tanto para mi trabajo (dibujo sprites para visual novels desde hace un tiempo) como para la feria.  



       El zine de Pequeños Pasos fue lo que más estrés me dio. Lo hice un poco apurada para ajustarme a las fechas de la imprenta, y lo envíe con un poco más de un mes de anticipación, a mediados de Septiembre. Parece completamente razonable, pero también fue un mes muy complicado para mí emocionalmente, así que perdía mucho el tiempo acostada en mi cama mirando el techo y me atrasaba con la cuestión. Sin embargo, noté que tener fechas claras de entrega de archivos me hacía menos complicado terminar mis tareas dibujísticas. 

      Después de mucho batallar conmigo misma y mis horarios, finalmente el día llegó. Mi mamá tuvo que acompañarme porque era muy obvio que no iba a poder sola (soy autista y siempre me puede dar algo cuando estoy con mucha gente, y soy malísima sacando cuentas y manejando dinero) y salimos, con algo de atraso, llenas de cosas rumbo a Casa de los Diez.

Algo así se veía mi mesa. Mucho mejor que cuando empecé, pero trataré de mejorar más con el tiempo.
        Llegamos veinte minutos antes de la entrada al público. Fue toda una odisea armar la mesa en tan poco tiempo. Empezó a entrar la gente y nosotras aún no teníamos lista la mesa. Me puse muy nerviosa, pero igual terminamos sólo unos 5-10 minutos después de la entrada al público, así que no fue tan horrible. 
     
       Hablé con mucha gente, y vendí harto igual para ser mi primera vez. Uno de los momentos que más atesoro de la Cohete fue cuando mi ídola máxima, Kurisquare, pasó por mi mesa y hablamos por un rato de comics, dibujos, cosas que queríamos hacer para próximas ferias, etc. Mi mamá dice que soy muy exagerada con mis reacciones cuando veo a la Coni, pero he sido su fan desde que tenía 15 años y es como una celebridad para mí. Me compró mi zine de Pequeños Pasos. Casi lloro de emoción TVT. 

       Igual en la Cohete no pude ver muchos stands por estar ocupada atendiendo, y eso es lo único que le hecho en falta. Tenía ganas de hacer intercambios con otros dibujantes, pero soy muy tímida y me daba cosa preguntarles. Sólo pude ir al stand de la Coni y al de la Catalilini, una colega con la que había hablado antes por ig, y les compré algunas cosas. Acá esta mi escaso botín del evento:

   
   
   Descontando esa pequeña decepción, fue una experiencia totalmente positiva. Mamá estaba asombrada de lo habladora que había estado durante el día, y de como interactuaba con mis clientes (ella esperaba que, por mi autismo, no hablara con nadie y sólo me dedicara a recibir dinero y entregar cosas, pero no!). Para ser sincera, yo también lo estaba. Mi terapia me ha hecho súper bien y he avanzado harto, y en esta feria lo noté. Ahora me cuesta menos hablar con la gente. Aún tengo problemas mirándolas a los ojos pero está bien.

     Mamá y yo estamos con todos los ánimos para mi próximo evento, la Asian Festival 5. Tendré muchas cosas nuevas! Probablemente escriba un post sobre esa feria también, si me da el tiempo. En Noviembre empiezo a dibujar lo que llevo escrito de Pequeños Pasos, así que no sé.

       Gracias por leer y que tengan una buena noche!